La Uned y la educación en línea

Carlos Aguilar León Liberalismo 2 Comments

Por Carlos Aguilar León

Cada vez son más las instituciones académicas y centros de estudios que han incorporado en sus planes de estudio el bastante popular e-learning y no es tan novedoso que día con día se amplíe la oferta de licenciaturas, maestrías y doctorados en línea. Por otra parte, también existe una amplia gama de herramientas y de recursos educativos que permiten que el estudio en línea sea mayor y de mejor de calidad.

La educación en línea tanto en sus aspectos curriculares como administrativos, ha sido llevada por varias instituciones hacia la red, lo cual ha permitido descentralizar la educación y eliminar barreras como la movilidad y los esquemas temporales tradicionales; una educación centrada en el estudiante y que se basa en el aprendizaje autónomo (más no aislado). La flexibilidad temporal y curricular son el atractivo particular de esta modalidad. Pero por primera vez en la historia de la educación no tendremos que tratar de recordar qué dijo el profesor en clase porque ésta estará grabada para poder verla el estudiante las veces que considere o en el futuro como refrescamiento académico.

Ésta no reemplaza al mundo real por uno virtual, sino que a partir de construcciones digitales complementa al mundo real. Su aplicación es cada vez más extendida ya que propicia experiencias interactivas en ambientes seguros, lo cual mejora la percepción de las personas sobre fenómenos en diversos entornos ya que se puede tener compañeros de muchos lugares del país o del mundo.

Dicho esto, la Universidad Estatal a Distancia (Uned) ya cuenta con ciertos programas en línea pero no ha dado el salto con garrocha dejando el concepto a distancia y tutorías algunas veces al mes, lo que hoy en el 2017 es totalmente obsoleto. Solamente imaginemos a los estudiantes universitarios de Hojancha, Los Chiles o Talamanca poder convertirse en abogados o administradores de empresas solo con la ayuda de una computadora donde tendrá un campus, biblioteca y compañeros, así como profesorado tanto nacional como internacional de la más alta calidad. Ya no será necesario ser prácticamente autodidacta como se plantea con el concepto a distancia sino en vivo y poder ver la grabación si no llegó a tiempo a la hora estipulada. Esto generaría un aumento en la mano de obra porque los estudiantes podrán trabajar y estudiar al mismo tiempo, sin la preocupación de no entender las materias así como ir poniendo su conocimiento en práctica día a día.

La UNED podría fácilmente convertirse en punta de lanza en la educación superior en Costa Rica y ¿por qué no? fuera de ella ya que se tiene toda la infraestructura sólo falta un lineamiento y mercadeo serio para lograr ser un lucero entre las universidades tanto estatales como privadas. Ya no sería necesario tener alrededor de 45 centros de educación a distancia en todo el país, lo que aumentaría el ahorro y sería posible mejorar la inversión en los sistemas virtuales, así como en el profesorado.


Lectura relacionada:
Ineficiencia en las universidades públicas: ¿Cómo o corregirlo?
Los gobiernos son ineficientes e ineficaces per se

Si le gustó, compártalo: