Trece embustes a favor del aborto

Sergio Villalta Liberalismo 2 Comments

Por: Sergio Villalta

El mes pasado el 66% de los irlandeses votó a favor de legalizar el aborto en su país. Y en las semanas previas al referéndum se escucharon los mismos “argumentos” que los grupos colectivistas han repetido en muchos países a favor del aborto.

Algunos de estos “argumentos” han sido copiados en su totalidad por los defensores del aborto que operan en América Latina.

Los gritos de batalla de estos grupos son en el mejor de los casos una mentira disfrazada con una pizca de verdad – y en el peor de los casos estamos ante un absurdo.

1. “Un ente en “potencia” (un embrión) no puede tener obligaciones, por ende carece de derechos. Los derechos le pertenecen solo a un ser real”.

Refutación: La secuencia normal del desarrollo de un ser no altera su esencia.

De la misma forma que un adulto es un anciano en potencia y no por eso la condición de su naturaleza se altera. El adulto no deja su condición de ser humano al convertirse en un anciano.

La esencia de un ser humano perdura, aunque su naturaleza llegue a manifestarse de distintas formas según su normal desarrollo.

Así la secuencia de primero un cigoto, después un embrión, bebé y finalmente un niño, no altera la esencia del ser. Es decir, aquello sin lo cual dejaría de ser lo que en verdad es: un ser humano.

Podemos deducir entonces que los derechos le pertenecen al hombre, por su condición de hombre, independientemente de cómo se llegue a manifestar su esencia, sea como cigoto, sea como embrión, sea como niño, adolescente, adulto o anciano.

2. “Si no eres mujer no puedes opinar sobre la “salud reproductiva” de las mujeres.”

Refutación: El aborto no es una cura y el embarazo no es una enfermedad. Al no ser el aborto consecuencia secundaria o principal de un patógeno, no puede considerarse como un asunto de “salud” y mucho menos como un tema de “salud reproductiva”.

Y si no es un asunto que concierne a la salud de un sexo en específico, ¿por qué debería importar el sexo de la persona que opine al respecto?

Además, aún asumiendo que sea un asunto de “salud reproductiva” (que no lo es), según la lógica del “argumento”, una mujer (simplemente por el hecho de ser mujer) no podría opinar sobre algún tema que sea propio de la “salud reproductiva” de un hombre. Lo cual es simplemente un disparate.

3. “La mujer tiene el derecho a disponer de su cuerpo, negarle ese derecho es una actitud de dominación.”

Refutación: Es cierto que todos – no solo las mujeres -, somos dueños absolutos de nuestros cuerpos y mentes. Por lo que tenemos el derecho a disponer sobre nuestro cuerpo de la manera que se nos antoje.

Nuestro primer derecho de propiedad, es la propiedad que ejercemos sobre nosotros mismos. Lo cual no significa que tengamos el derecho a disponer del cuerpo de un tercero.

El cigoto tiene una huella genética diferente a la huella genética de la madre o del padre. No se trata por lo tanto de una célula que pertenezca al cuerpo de élla.

Y como no es una célula que pertenezca al cuerpo de la madre, élla no puede disponer de esta como si lo fuera.

4. “El aborto es ya una realidad. Es mejor legalizarlo para regularlo.”

Refutación: Esto sería igual a decir “el asesinato es ya una realidad. Es mejor legalizarlo para así poder regularlo” – o -, “el robo es una realidad, por lo que debería ser legalizado.”

Lo cierto es que el asesinato y el robo violan el derecho de propiedad, el derecho a la vida y la libertad de otro, su legalización no cambiaría en nada el carácter inmoral de tales acciones.

El robo y el asesinato son antivalores. La sola existencia de un antivalor no es razón para su aprobación moral o su consentimiento.

Si el asesinato y el robo son antivalores, puesto que no ayudan a propagar ni a sustentar la vida del hombre, ¿cómo podrían ser legalizados y regulados como si fueran un valor moral?

De igual manera siendo el aborto el asesinato de un ser humano, su legalización no cambiaría en nada su naturaleza amoral. Entonces, ¿cómo regular un antivalor como si fuera un valor moral?

5. “La criminalización del aborto hace que muchas mujeres mueran, porque se les obliga a abortar en condiciones insalubres.”

Refutación: en igual sentido la criminalización del robo hace que muchos asaltantes de bancos pierdan su vida al intentar robar un banco.

Pero esto no sería un justificante para legalizar el robo de bancos, para que así menos delincuentes pierdan su vida al intentar hacerlo.

Siendo el aborto un asesinato, sería un absurdo procurar legalizarlo para los que lleven a cabo el asesinato no pierdan su vida al intentarlo. Es volcar de cabeza el sentido de lo correcto.

¿Qué tal si se propusiera legalizar la violación de mujeres para que así menos violadores pierdan su vida al intentar violar a su víctima? Si la gravedad del tema no fuera de la magnitud que es, esto sería risible.

6. “La ciencia no ha demostrado cuándo comienza la vida.”

En primer lugar no hay discusión alguna de que la vida humana empieza cuando las dos gametos se fusionan. Sumando así 46 cromosomas que forman una huella genética diferente a la de la madre y a la del padre.

Pero asumamos por un minuto que la ciencia no ha demostrado el momento exacto y con una precisión de milésimas de segundo de cuándo comienza la vida.

Entonces, ¿por qué no deberíamos de pensar que existe una posibilidad para que la vida efectivamente comience en la concepción?

Si la vida puede comenzar en el primer segundo o cuatro meses después, ¿por qué debemos tener la seguridad de pensar que debe exclusivamente ser tres o cuatro meses después?

¿Por qué es imposible admitir la posibilidad que la vida llegue a comenzar durante el primer segundo?

Lo cierto es que sería una fantasía pensar que un segundo antes de los tres o cuatro meses, no existe un ser vivo (cuando sabemos que el corazón late desde el primer mes del embarazo), y que un segundo después de los tres o cuatro meses – mágicamente -, ya estamos ante un ser con vida.

7. “Si tus creencias religiosas te prohíben el aborto, podés seguir tus creencias y nadie te lo impedirá; pero no le impongas tu moral religiosa a los demás.”

El asesinato, el robo y la violación son acciones dañinas no porque así lo diga la doctrina de una religión en específico, sino porque dañan la propiedad, la libertad y la vida de otros.

De igual manera el aborto es censurable porque es una agresión injustificada que termina con la vida de un ser humano. Y son irrelevantes las creencias religiosas de alguien en particular.

Aunque el asunto puede enfocarse desde una perspectiva religiosa, la naturaleza del debate no es de carácter religioso.

8. “La mujer tiene el derecho a defenderse cuando un ente extraño invade su cuerpo.”

El embarazo no es una agresión injustificada de otro ser humano. Aunque puede ser consecuencia de una violación, el embarazo como tal – es decir -, como proceso fisiológico no es una agresión en si mismo.

Y al no ser una agresión por lo tanto no puede invocarse un derecho de defensa.

La finalidad del embarazo no es acabar con la vida de la madre. El cigoto no es un parásito cuyo objetivo es vivir a costa del cuerpo de otro ser.

Por lo que de nuevo, no puede invocarse un derecho a la defensa cuando no existe una agresión.

9. “La prohibición es injusta porque afecta a las mujeres pobres que no tienen el dinero para viajar al extranjero a practicarse un aborto.”

Esto sería parecido a decir que: la prohibición de asaltar bancos es injusta para los pobres que nunca tuvieron la oportunidad de llegar a ser expertos en informática y no pueden robar un banco usando sus conocimientos cibernéticos.

Lo cual no significa que se deba legalizar el robo a mano armada, porque es injusto para los que no pueden robar mediante métodos más sofisticados.

10. “La procreación no es un deber, por lo que no puede nadie forzarme a tener un hijo no deseado.”

Es cierto que la reproducción no es un deber, de lo cual no se concluye que se justifique el asesinato de un ser que no ha nacido para salvaguardar el derecho a la no procreación.

Esto sería igual a decir: tengo el derecho de no trabajar. El trabajar no es un deber. Por lo que debemos legalizar el robo para que nadie me obligue a trabajar. Si no estuviéramos hablando de vidas humanas esto sería hilarante.

11. “Un embarazo no deseado es una obligación no escogida, prohibir el aborto es imponerle a la madre una responsabilidad que nunca deseó de forma voluntaria.”

Aquí hay que diferenciar la causa (acción) del efecto (consecuencia). Un embarazo no deseado es una consecuencia de un acto voluntario.

El mantener relaciones sexuales sin tomar la precauciones necesarias trae consecuencias que deben ser asumidas por las personas.

De igual manera que la persona que conduce bajo los efectos del alcohol y atropella a un peatón debe sufrir las consecuencias de una acción irresponsable.

No puede el conductor alegar que su intención no era arrollar a otro. Y que por lo tanto la prohibición de atropellar a peatones le impone una responsabilidad que nunca deseó.

12. “Cuando el embarazo es producto de una violación el aborto es una defensa ante la agresión injustificada.”

Aquí hay que diferenciar dos situaciones independientes: la violación y el embarazo.

La primera es prohibida, sancionada moralmente y penada por el derecho criminal. El embarazo no es prohibido, ni sancionado moralmente y tampoco penado.

Si bien el embarazo puede resultar de la acción criminal de una violación, no por esto se debe concluir que se tenga un derecho para terminar con la vida de un ser inocente que no ha cometido un acto de agresión contra nadie.

En esto hay que entender que de un ilícito se pueden derivar relaciones lícitas.

Por ejemplo: si alguien roba un valioso diamante y después lo vende a un tercero, que de buena fe lo compra, la segunda acción puede generarle un derecho al tercero que lo compró.

De igual manera no se puede concluir que aunque siendo el embarazo producto de un acto ilícito, el no nacido perderá su derecho a vivir, por el simple hecho de provenir de un acto criminal.

¿Y el niño que nace debido a una violación, no sería esto imponerle a la madre una obligación no deseada?

Ciertamente lo es. Por esa razón existe la posibilidad para dar en adopción al infante y se debe permitir que así ocurra siempre.

13. “Un embarazo no deseado, condena a la pobreza a la madre, por las dificultades económicas y psicológicas que tendría que afrontar y haría del niño un ser condenado a sufrir penurias y toda clase de necesidades.”

De igual forma se podría aducir que el lisiado físicamente o el paralítico están condenados a sufrir toda clase de necesidades por su incapacidad para sustentarse por sus propios medios; ¿pero significa esto que debamos permitir su asesinato, para ahorrarle las penurias que afrontará?

Desde luego que no.

Las consecuencias económicas y psicológicas que tendrían que afrontar los padres, por haber tenido un embarazo no deseado, son imputables a éllos nada más. Y no podría trasladársele ese peso al niño como tercero sin responsabilidad alguna.

Y de cualquier forma las penurias y necesidades económicas son superables, pero además imposibles de predecir.

En cambio el sufrimiento de ser estrangulado en el vientre materno es una penuria que no se puede revertir y tampoco enmendar.

Conclusión

Todos estos “argumentos” impiden apartar el grano de la paja, algunos son verdades a medias y otros son un falso raciocinio para inducir en el error al principiante.

Pero lo más llamativo sobre el tema es ver a ciertos grupos predicar a viva voz por la tolerancia, la equidad y la no discriminación; pero sin embargo, arremeten contra el derecho a la vida de un ser en desarrollo que no ha alcanzado todavía nacer.

No es solo una fria contradicción lógica, es una sinrazón que cuesta vidas humanas.

Si le gustó, compártalo: