Sobre transferismo y corporativismo

Andrés Ignacio Pozuelo Liberalismo Leave a Comment

Es necesario dejar de usar la palabra socialismo para describir a las democracias contemporáneas con economías altamente intervenidas. Lo que existe en realidad en estas democracias son, diferentes niveles de transferismo y corporativismo, y no control centralizado de los medios de producción que, si, significaría socialismo.

Transferismo, se refiere, a la, transferencia de riqueza, a través de impuestos y coerción estatal, de aquellos que producen a muchos que no producen y que dependen del estado para vivir.

Corporativismo se refiere, al control autonómico, por parte del Estado, de los medios y factores de producción, a través de, regulación mercantilista, regulación laboral y proteccionismo. Esta intervención, a la vez, se presta para transferir riqueza de consumidores a aquellos que dominan estos medios de producción.

Tanto el corporativismo como el transferismo surgieron a inicios del siglo XX, como opciones de sistemas de gobierno y de organización de la producción que, se volvieron necesarios para contrarrestar los movimientos radicales socialistas del momento. Pero en la nueva economía, basada en el conocimiento y la información, estos sistemas están fallando y creando inestabilidad social y política, al crear ambientes de “desigualdad de “empoderamiento” en una gran mayoría de personas que ven en las leyes establecidas, barreras para prosperar.

La gente se manifiesta, muchas veces de manera violenta, pero no logra conceptualizar que es lo que quiere de los gobiernos, y estos, en respuesta a estas manifestaciones, terminan empeorando la situación al prometer cosas que requieren más intervención coercitiva, aumentando así, el transferismo y el corporativismo latente.