Sobre la reciente depreciación del yuan

José Joaquín Fernández Banco Popular de China, China, José Joaquín Fernández, yuan Comments

Por: José Joaquín Fernández. Miembro de la Mont Pelerin Society.

Durante los días 10, 11 y 12 de agosto, la moneda del Gobierno de China, el renminbi o yuan experimentó una depreciación de más de un 3% respecto al dólar de los EE.UU. El yuan empezó el lunes 10 con un precio aproximadamente 6,20 yuan por cada EUA dólar y el jueves 13 se cotizaba alrededor de los 6,40. ¿Qué significa esto? ¿Por qué sucede esta depreciación?

Para dar respuesta a nuestras interrogantes, primero debemos tener claro algunos principios económicos. Uno de ellos es que el precio de cualquier bien o servicio depende de su oferta y demanda. Tomemos un ejemplo. ¿Qué pasa con el precio de los tomates cuando aumenta su demanda? El precio sube. ¿Qué pasa con el precio de un producto cuando en el mercado existe un exceso de oferta? El precio cae. Así como el precio de cualquier bien o producto viene determinado por su oferta y demanda, de igual manera el precio de una moneda como el yuan, el colón o el euro, viene determinado, también, por su oferta y demanda.

Muchos argumentan que la apreciación del yuan obedece al fortalecimiento del dólar estadounidense, según se aprecia en el .DXY (Índice del dólar de los EE.UU.). Esto es un error y contradice los principios antes expuestos. Así como el precio de los tomates no lo determinan, en última instancia, las variaciones del precio del petróleo, o de ningún otro bien, de igual manera, el valor del yuan no lo determina directamente los movimientos del .DXY, o los cambios del precio que experimentan otras monedas como el yen, o el euro

Cuando en China se produce un exceso de oferta de eau dólares, el mercado presiona a que se aprecie el yuan respecto a esa moneda. De manera inversa, cuando hay un exceso de demanda de eua, el mercado presiona a una depreciación.

Sin embargo, ¿cuándo sabemos si hay un exceso de oferta o de demanda de divisas? Para ello uno debe observar las variaciones y la evolución de las Reservas Monetarias Extranjeras de China (RME) de los últimos tiempos. ¿Por qué hay que observar RME? Porque ellas recogen todos los ingresos (oferta) y salidas (demanda) de eua dólares dentro de China. Cada vez que se exporta (importa), entran (salen) divisas. El mercado de las divisas también debe incorporar movimientos de capitales tanto de corto como de largo plazo, inversión extranjera directa neta, y movimientos de servicios como turismo y otros. Por eso, para determinar si hay o no un exceso de oferta o demanda de divisas, uno debe observar las variaciones de las RME que recogen el efecto neto de todos los ingresos y salidas de divisas de la economía china.

Observando las cifras de las RME que proporciona el Banco Popular Chino (Banco Central de la República Popular de China), se aprecia que del 2010 al 2014 las RME de China crecieron de manera constante pasando respectivamente de 2,847 billones de eau dólares, a 3,181 billones, luego a 3,312 billones, después a 3,821 billones, y al 31 de diciembre del 2014 las RME alcanzaron la cifra de 3,843 billones. Estas llegan a un máximo en junio del 2014 con el monto de 3,993 billones. Durante todo este periodo, el yuan se aprecia frente al eau dólar pasando de 6,80 yuanes/dólar hasta llegar a 6,05. Sin embargo, en los últimos meses, las RME de China han venido cayendo. Desde el 30 de junio del 2014 a al 31 de julio del 2015, las RME cayeron en unos 342 mil millones de EAU dólares.

Reservas monetarias de China

Según se desprende de las cifras, la depreciación del yuan obedece a fuerzas claras del mercado y no es una maniobra del Gobierno chino en un intento de estimular artificialmente las exportaciones y reactivar así la economía. Por el contrario, el temor es que las fuerzas del mercado sigan presionando a una mayor depreciación del yuan y que el Gobierno chino intervenga para evitarlo. Si bien es cierto que el tamaño de las RME de China le permitiría a su Gobierno intervenir en el tipo de cambio por algún tiempo, esto no lo podrá hacer por siempre y esto tiene un costo. Ningún Gobierno ha podido, ni podrá nunca evitar de manera permanente los ajustes que exigen las fuerzas del mercado. La historia demuestra que la intervención de los mercados provoca siempre ajustes más fuertes, violentos y volátiles que los ajustes realizados por mercados libres.

Si le gustó, compártalo: