¿Qué causa la inflación y el aumento de los precios?

José Joaquín Fernández Banca Central, Banco Central, Banco Central Europeo, Capitalismo, Deutsche Bundesbank, Inflación, José Joaquín Fernández, Milton Friedman 1 Comment

Por: José Joaquín Fernández. Miembro de la Mont Pelerin Society.

Todos los años suben los precios de todos los bienes y servicios que consumimos. Por otro lado, todos los años somos más productivos. Si ser más productivo significa producir lo mismo a menor costo, ¿no deberían caer los precios? ¿Estaremos condenados a la inflación permanente? ¿Es acaso la inflación un fenómeno natural del cual no queda más remedio que aceptar? ¿O será la inflación un fenómeno causado por el hombre? ¿Por qué la inflación en países como Japón o Panamá parece no afectarles los aumentos del precio del petróleo sin ser productores y por qué Venezuela, siendo productor de petróleo, ha tenido las más altas tasas de inflación de América Latina durante los últimos 10 años?

Para entender qué causa la inflación, tomemos un ejemplo. ¿Qué pasa con el precio de las papas cuando aumenta su demanda? El precio sube. ¿Qué pasa con el precio de un producto cuando en el mercado existe un exceso de oferta? El precio cae. Así como el precio de cualquier bien o producto viene determinados por su oferta y demanda, de igual manera el precio del dinero, -es decir, su poder de compra- viene determinado, también, por su oferta y demanda.

Así como el precio de las papas no lo determinan las variaciones del precio del petróleo, de igual manera, el valor del dinero (la inflación) no está relacionado con las variaciones del precio del petróleo. Si la causa de la inflación fueran las variaciones del precio del petróleo entonces deberíamos tener deflación cuando los precios del petróleo caen y estabilidad de precios cuando este es estable.

¿Por qué entonces, en Costa Rica, durante el periodo 1986-1990 donde los precios del petróleo cayeron en aproximadamente un 50%, la inflación se duplicó? ¿Cómo se explica que, desde mediados de los ochentas y hasta finales de los noventas donde los precios del petróleo estuvieron relativamente estables, los precios siguieron subiendo? ¿Por qué si en el 2008 el precio del crudo cayó de EUA$127 a menos de EAU$40 no tuvimos deflación? Hoy el precio del petróleo está por debajo de su nivel de julio del 2008 y, sin embargo, tampoco hemos tenido deflación y, por el contrario, la inflación sigue en aumento.

Decía Milton Friedman, quien fuera galardonado con el Premio Nobel en Economía en 1976, que la “inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario”. La inflación es la caída del poder de compra del dinero como consecuencia exclusiva de una emisión excesiva. Cada vez que se produzca un exceso de oferta monetaria (emisión inorgánica) tendremos inflación, independientemente de cualquier crisis internacional o de bonanza mundial. El Deutsche Bundesbank en su libro Política Monetaria del Bundesbank, (1994) afirmó que ya nadie discute que “sin una expansión excesiva de la masa monetaria, no puede haber (…) una elevación general de los precios”.

inflacion_m1

En el caso de Costa Rica, de enero de 1980 a diciembre del 2012 la inflación creció a un ritmo promedio anual del 16% mientras que el dinero creció al 19% anual. ¡Esto no es coincidencia!

Por lo general, todo Banco Central tiene, por ley, el monopolio de la creación de dinero y su Junta Directiva posee la facultad de emitir la cantidad de dinero que desee. Es decir, cualquier Banco Central que tenga el monopolio en la emisión de dinero, puede escoger el nivel de inflación que le plazca. Es por esto que Milton Friedman afirmó en su libro Money Mischief que “inflación cero es un objetivo políticamente factible”.

Afirmar que la “inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario”, significa e implica que la inflación no la crea ni la devaluación, ni el déficit fiscal, ni el empuje de costos, ni el mal tiempo, ni las expectativas, ni la especulación, ni el régimen cambiario, ni el precio internacional de las materias primas, ni el consumismo.

Si ante un aumento en los costos de producción no se emite más dinero, entonces es evidente que la sociedad como un todo no podrá consumir lo mismo que antes. Será necesario realizar una redistribución del consumo. Si ante el aumento del precio, como por ejemplo de la gasolina, queremos seguir consumiendo la misma cantidad de este bien, tendremos que, necesariamente, reducir el nivel de consumo de otros bienes. Los bienes cuyas cantidades de consumo se reducen tienden a caer de precio compensando el aumento de precio de los otros bienes, en este ejemplo de la gasolina. Lo que se dice de la gasolina en este ejemplo aplica igualmente para cualquier otro bien, sea el precio del dólar o de los insumos internacionales.

En economía se distingue entre cambios en los precios relativos de un bien y cambios en el nivel general de precios (inflación). Un empuje de costos implica un cambio de precios relativos donde unos precios subirán, pero otros caerán debido a una menor demanda. Un cambio en los precios relativos puede afectar la tasa de crecimiento de la economía, pero no tiene por qué crear inflación. Un cambio en los precios relativos crea redistribuciones del ingreso, pero no tiene por qué crear inflación.

Para un detalle explicativo del por qué ni el empuje de costos, ni el empuje de demanda crean inflación, lea: “Causa de la inflación, cierre del Banco Central y dolarización en Costa Rica

Debido a que la inflación es un fenómeno monetario, muchos bancos centrales del mundo, como por ejemplo, el Banco Central Europeo o el Banco Central de Canadá, se fijan la meta de una inflación entre cero y 2% anual y consideran que una inflación más alta perjudica el desarrollo económico y social porque deteriora las tasas de crecimiento económico y aumenta el desempleo. En el portal de Internet del Banco Central Europeo podemos leer: “… un banco central solo puede contribuir al crecimiento de la economía por medio del mantenimiento de la estabilidad de precios”.

Para más detalles, lea: ¿Puede la inflación estimular el crecimiento y el empleo?

Los países como Panamá, El Salvador y Ecuador no poseen Banco Central y su tasa de inflación es baja y estable. La inflación de Panamá, en promedio, ha sido inferior a la de los EE.UU. ¡Basta ya de inflación del manejo irresponsable de la política monetaria! Si un Banco Central es incapaz o no desea mantener una tasa de inflación por debajo del 2% anual, entonces es necesario considerar el cierre de inmediato de dicha institución.


Lecturas recomendadas:
La inflación como fenómeno antisocial

Si le gustó, compártalo: