Gobierno argentino: de nuevo en mora.

José Joaquín Fernández Argentina, José Joaquín Fernández, Juan Bautista Alberdi, Liberalismo, Moratoria Comments

Por José Joaquín Fernández. Miembro de la Mont Pelerin Society.

El pasado 31 de julio, el Gobierno de Argentina entró por segunda vez, en menos de 13 años, en moratoria con sus obligaciones de deuda externa. En el 2001, la moratoria superaba los EAU $80 mil millones. En los años 2005 y 2010, el Gobierno de Argentina renegoció más del 90% de su deuda. Estos acreedores aceptaron un recorte del 70% de su deuda. Es decir, que por cada EUA dólar que los inversionistas le habían prestado al Gobierno de Argentina, los primeros recibirían, a lo sumo, 70 centavos de dólar. Además de renegociación de plazos y tasas de interés.

Sin embargo, hubo algunos inversionistas –los “holdouts”-, concentrados en su mayoría por las administradoras de  fondos de inversión, Aurelius Capital Management (ACM) y Elliott Management Corp. (EMC) que no estuvieron de acuerdo en la renegociación y que no aceptaron, ni aceptan, más que el pago total de la deuda. Como no hubo acuerdo, ACM y EMC se fueron a juicio contra el Gobierno de Argentina. Finalmente, el pasado 23 de junio, la Corte Suprema de EE.UU. resolvió en favor de ACM y EMC, rechazando una apelación del Gobierno de Argentina en contra la resolución del juez Thomas Griesa. Esta resolución implica que el Gobierno de Argentina debe a ACM y a EMC la suma de más de EUA $1.33 mil millones, más los intereses pertinentes.

Al 30 de junio, el Gobierno de Argentina debía pagar la suma de EUA $539 millones a los inversionistas que habían aceptado la renegociación. Sin embargo, la cláusula estipulaba un mes de gracia la cual venció el pasado 30 de julio. A eso se le debe sumar la deuda con ACM y EMC, pues así lo estipula la resolución. Como Argentina no pagó, esta se encuentra en mora. Así lo declaró oficialmente el pasado viernes 1ro de agosto, el International Swaps and Derivatives Association (ISDA), que está conformado por 15 miembros. La declaración requería al menos del 80% de los votos.

La versión del Gobierno Argentino es llamar “buitres” a los inversionistas que no desean la renegociación. Este uso de epítetos denigrantes, es típico de gobiernos socialistas y de todos aquellos que no encuentran argumento para sus tesis. Los “holdouts” simplemente demandan que los Gobiernos honren sus obligaciones. Como bien decía Juan Bautista Alberdi, autor intelectual de la Constitución liberal de Argentina de 1853, “¿Por qué no pagar la deuda en vez de discutirla? Entre particulares, el deudor que discute su deuda, en vez de pagarla, es tenido por tramposo. ¿Será posible que esta verdad, que a cada instante practica un pulpero, sea desconocida de los gobiernos?“

La semana que concluyó el 1ero de agosto, estuvieron reunidos en la ciudad de Manhattan el Ministro de Economía y Finanzas Públicas de Argentina, Axel Kicillof, (representando al Gobierno argentino) y representantes de los inversionistas “holdouts”. En dichas reuniones, el señor Kcillof manifestó: “que no firmarán nada [con los “holdouts”] que comprometa el futuro de los argentinos”. El señor Kicillof “hace la vista gorda” al no reconocer que lo que tiene comprometido el futuro de los argentinos es el gasto público creciente e irresponsable que, al igual que Grecia, impide hacer frente a cualquier deuda contraída. Como bien decía Adam Smith en su libro “La riqueza de las naciones”, lo que es bueno para las finanzas de un hogar, también lo es para la administración pública. A principios del siglo XX, Argentina respiraba Libertad económica y era más rica y próspera que Alemania, Francia o Suecia. Sin embargo, el descenso de Argentina empezó con la socialdemocracia de Perón. Hoy, es la violación permanente a la Libertad económica, lo que tiene sumida a Argentina en caída libre.

El fracaso argentino es otro ejemplo más del fracaso del socialismo y de Gobiernos que pretenden perpetuarse en el poder.

_____________________
Publicado el 05/AGO/2014 en el diario La Prensa Libre (Costa Rica)
http://www.PrensaLibre.cr/la_economia/106645-adamsmith.html

Si le gustó, compártalo: