Acabemos con el monopolio de la CNFL

Sergio Villalta CNFL (Compañía Nacional de Fuerza y Luz), Liberalismo, Monopolio Leave a Comment

Por: Sergio Villalta

Esta semana se anunció un aumento del 12.62% en las tarifas eléctricas para los abonados de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz. Esta “empresa” estatal distribuye la energía eléctrica a más de medio millón de usuarios.

Este aumento del 12.62% en las tarifas eléctricas para los abonados de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz entrará a regir el próximo 1 de abril. Según se informó en la prensa esta alza representará en promedio un pago extra de 2400 colones en la tarifa de electricidad. (1)

I. Lluvia de aumentos

Hace escasos 18 meses se había aprobado un aumento para la CNFL del 9,46%. Este reciente aumento y el anterior superan en mucho la inflación que reportó el Banco Central de Costa Rica (BCCR) para esos años. (2)

También en enero del 2015 la ARESEP le había autorizado una alza del 6,6% en la tarifa para los abonados. Y para el mes de septiembre se le había aprobado un aumento del 35% en las tarifas de generación. (3) Basta con mirar los aumentos en estos últimos años y nos podemos dar cuenta que las tarifas de la CNFL aumentan de manera desproporcionada en relación con el aumento general de precios que sufre la economía.

II. El círculo vicioso de las tarifas eléctricas

Uno de los sectores más perjudicados con los aumentos en el precio de la electricidad son los consumidores residenciales. Muchos de estos consumidores no tiene otra salida que pagar más por su electricidad o bajar su consumo. Sin embargo, los industriales han protestado también reiteradamente por los aumentos en las tarifas eléctricas. (4)

La Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR) mediante su presidente, había advertido desde el año 2017 que estamos ante un círculo vicioso que nos obliga a pagar tarifas más altas. (5)

Los aumentos en las tarifas eléctricas producen que los consumidores residenciales y las empresas se vean obligadas a ahorrar, a buscar fuentes alternativas de generación eléctrica o buscar establecerse en otros países donde la energía eléctrica es más barata.

Debido al ahorro o la utilización de fuentes alternas de generación de parte de los consumidores, los ingresos de la CNFL bajan o crecen menos de lo esperado. Al ver disminuidos sus ingresos y tener gastos crecientes, la CNFL busca la salida más fácil. O sea, pedir un nuevo aumento en las tarifas y esta alza vuelve a iniciar el círculo vicioso de nuevo.

Desde luego para un monopolio estatal como el de la CNFL es mucho más fácil trasladar el costo de su ineficiencia al consumidor, por medio de aumentos en las tarifas eléctricas, en lugar de bajar sus gastos y su nivel de endeudamiento.

III. Las pérdidas de la CNFL

Solo en el año 2017 la CNFL tuvo pérdidas por casi $34 millones (unos 19 mil millones de colones). Según la Contraloría General de la República en su informe de “Evolución Fiscal y Presupuestaria del Sector Público” (Primer Semestre 2018) la CNFL se sobreendeudó para construir las plantas de generación eléctrica de Balsa Inferior y el Parque Eólico. (6)

La planta de Balsa Inferior (en San Ramón) tuvo un costo estimado de $75 millones USD. Pero su costo real llegó a los $361 millones. Un aumento de casi cinco veces del costo presupuestado.

El costo del Parque Eólico (en Santa Ana) se calculó en $21 millones USD. Pero su costo real fue de $54 millones USD, un aumento de más del doble. (7)

Y en las últimas semanas se informó que la CNFL tiene un déficit de $58 millones para su presupuesto del año 2019, porque sus ingresos no alcanzan para cubrir los gastos. (8) Los abultados gastos, las deudas asumidas por la CNFL y las pérdidas también obligan a la “empresa” estatal a subir constantemente sus tarifas.

IV. Fin al modelo de negocios de la CNFL

Estamos ante el surgimiento de nuevas tecnologías de bajo costo que le permiten a las personas generar su propia electricidad. Los paneles solares que se instalan en las casas y las empresas se pueden comprar a precios relativamente bajos en Costa Rica.

Por lo que es de esperar que ante el aumento de las tarifas eléctricas, más consumidores residenciales y comerciales se decidan por esta alternativa para autogenerar su propia electricidad. Esto significa que estamos presenciando la muerte (en cámara lenta) del modelo de negocios de la CNFL.

V. Abrir el mercado eléctrico.

Según la Cámara de Industrias en el año 2017 en Costa Rica se pagaba 14,2 centavos de dólar el kwh, en Estados Unidos el industrial pagaba 6,8 centavos. Mientras que en Europa se pagaba 9,6 centavos. Por lo tanto, en Costa Rica los industriales pagaban más del doble de lo que se pagaba en energía eléctrica en los Estados Unidos. (9)

La existencia de un monopolio estatal siempre nos indica que el consumidor, será sacrificado en beneficio del Estado, en este caso la CNFL. El continuo aumento de tarifas y los precios más altos en la electricidad así lo demuestran.

Si ambas partes, tanto el consumidor como la “empresa” estatal, obtuvieran un beneficio mutuo, no sería necesario la existencia de un monopolio. El consumidor realizaría voluntariamente el intercambio con la “empresa” estatal sin necesidad de ser forzado.

Un monopolista como la CNFL no se preocupará por satisfacer las necesidades de sus consumidores mediante una eficiente utilización de sus recursos. Ya que puede subir el precio casi a su antojo. Es necesario y justo acabar con el monopolio del mercado eléctrico lo antes posible.