Los jugosos salarios de los alcaldes

Jorge Corrales Liberalismo Leave a Comment

Por Jorge Corrales Quesada

La información acerca de sueldos abusivos y llenos de pluses dentro del estado no se refiere a las alcaldías o gobierno locales. Así que es oportuno el comentario de La Nación del 14 de setiembre, titulado “Ley dispara sin razón salarios de los alcaldes,” para darnos cuenta de cómo ciertos puestos, aparentemente poco sonados en su mayoría como funcionarios estatales de alto rango, en realidad se han convertido en otra mina de oro de privilegios para algunos. Ya entiendo por qué son tan disputadas y buscadas ciertas elecciones para los gobiernos locales y, aparentemente, no por aquella razón que solía escuchar. que ser alcalde era un paso muy seguro para ser luego diputado. Vemos que, además de esa opción que no deja de ser válida, la paga sobredimensionada en algunos casos puede ser un aliciente para la matazinga usual.

¿Cuál es el origen del problema? Una vieja práctica de que “los alcaldes municipales no devengarán menos (o sea, podría ser más) del salario mínimo pagado por la municipalidad, más un 10 por ciento.” Agregue a esto que el alcalde no sólo se gana un 10% más del salario mínimo de la municipalidad, motivo para que el alcalde presione por salarios mínimos más altos entres sus súbditos, sino que también la base del salario del alcalde lo es el mínimo mayor de cualquier otro empleado. De aquí entiendo el interés, en ciertos momentos, para que en las alcaldías hubiera un médico de planta, quienes son altamente pagados en ciertos casos por otros acuerdos laborales, cuyo salario así serviría para que el alcalde se montara sobre una base más alta.

Eso no es todo: el alcalde también puede cobrar un 35% adicional por dedicación exclusiva si es bachiller y un 55% si es licenciado.

El medio expone un caso, el del actual alcalde de Talamanca. que muestra el problema en toda su extensión. Ahí el empleado municipal que más gana es un funcionario de 30 años, quien recibe un ingreso total mensual (salario base más pluses) de ₡3.8 millones. Para determinar el sueldo del alcalde, a esa suma se le adiciona un 10%, llevándolo en primera instancia a ₡4.3 millones (¡bendito sea ese empleado mejor pagado!). Luego, agregue la dedicación exclusiva, que en el caso de ese alcalde es de un 55%, todo lo cual hace que su salario mensual llegue a alrededor de ₡6.7 millones. ¡Eso se echa al bolsillo como salario cada mes el alcalde de Talamanca!

Es interesante ver el cuadro de los 12 alcaldes mejor pagados y cuánto significa del presupuesto total del municipio. Nótese que se trata de montos en efectivo y no toma en cuenta otros beneficios en especie que se podrían tener, como vehículo para su uso exclusivo o seguridad, o lo que sea:

1. Alcalde de San José, Johnny Araya: Salario mensual de ₡8.9 millones (anual de ₡143.8 millones). Representa el 0.19% del presupuesto municipal.

2. Alcalde de Limón, Néstor Mattis: Salario mensual de ₡7 millones (anual de ₡112.7 millones). Representa el 3.37% del presupuesto municipal.

3. Alcalde de Talamanca, Marvin Antonio Gómez: Salario mensual de ₡6.7 millones (anual de ₡107.8 millones). Representa el 3.37% del presupuesto municipal.

4. Alcalde de Escazú, Arnoldo Barahona: Salario mensual de ₡6.6 millones (anual de ₡106.9 millones). Representa el 0.36% del presupuesto municipal.

5. Alcalde de La Unión (Tres Ríos), Luis Carlos Villalobos: Salario mensual de ₡6.5 millones (anual de ₡104.2 millones). Representa el 0.99% del presupuesto municipal.

6. Alcalde de Santa Cruz, María Rosa López: Salario mensual de ₡6.2 millones (anual de ₡99.6 millones). Representa el 1.11% del presupuesto municipal.

7. Alcalde de Tibás, Carlos Luis Cascante: Salario mensual de ₡5.9 millones (anual de ₡94.7 millones). Representa el 1.11% del presupuesto municipal.

8. Alcalde de Heredia, José Manuel Ulate: Salario mensual de ₡8.95.8 millones (anual de ₡94.3 millones). Representa el 0.48% del presupuesto municipal.

9. Alcalde de Siquirres, Mangell McLean Villalobos: Salario mensual de ₡5.7 millones (anual de ₡92.3 millones). Representa 1.94% del presupuesto municipal.

10. Alcalde de Goicoechea, Ana Lucía Madrigal: Salario mensual de ₡5.7 millones (anual de ₡91.5 millones). Representa el 0.89% del presupuesto municipal.

11. Alcalde de Pérez Zeledón (San Isidro), Jeffrey Montoya: Salario mensual de ₡5.5 millones (anual de ₡88.9 millones). Representa el 0.61% del presupuesto municipal.

12. Alcalde de Pococí, Elibeth Venegas: Salario mensual de ₡5.5 millones (anual de ₡88.3 millones). Representa el 0.86% del presupuesto municipal.

De esos 12, sólo Marvin Antonio Gómez de Talamanca y María Rosa López de Santa Cruz, no están aspirando a ser reelectos.

Vale la pena que los lectores mediten acerca de estos datos y piensen si esos salarios enormes no forman parte de la razón de los gobiernos municipales para oponerse a que, como parte del estado que son, se les apliquen las limitaciones -aunque insuficientes- a sus pluses derivadas de la Ley de reforma fiscal aprobada recientemente en diciembre, en donde a los ciudadanos contribuyentes se nos cargaron de nuevos y mayores impuestos. 

El orden y la mesura deben ser aplicados a lo largo de todo el estado, pues la situación fiscal del país es muy seria y es indispensable poner freno a abusos como estos sueldos fuera de toda proporción en nuestro medio. De hecho, cada una de esas personas gana más que el propio presidente de la República. ¡Así se invierten los impuestos municipales que todos pagamos!