Algún día tendremos nuevo aeropuerto

Jorge Corrales Aeropuerto Orotina, Jorge Corrales Leave a Comment

Por Jorge Corrales Quesada

No parece que exista aprensión alguna entre los ciudadanos para que se planee la construcción de un nuevo aeropuerto que llegue a substituir al Juan Santamaría (me gusta más el viejo nombre de El Coco). Hay dos cosas evidentes para considerarlo casi como indispensable con el transcurso de los años. Por una parte, nuestro principal aeropuerto actual pronto estará muy rodeado de un desarrollo urbano que constituye una limitante a su expansión y, por la otra, porque la tecnología de la aviación ha evolucionado fuertemente hacia el desarrollo de aeronaves llamados de cuerpo ancho, y nuestro aeropuerto no está básicamente diseñado para ello. De hecho, en el artículo de La Nación del 7 de setiembre, titulado “Construcción de aeropuerto en Orotina sufre nuevo traspié: Escogencia de terreno se atrasará 15 meses más,” se indica que “Actualmente, el Santamaría sólo tiene capacidad para recibir una sola aeronave de ese tamaño: el Airbus 340 de Iberia, para 250 pasajeros, que vuela a diario a Madrid.”

Es cierto que construir un aeropuerto no es cosa de un día para otro, sino que suele ser usual que pasen muchos años desde el inicio de la idea a su terminación. Por ejemplo, en el caso de aeropuerto de Orotina se estimó que estaría concluido hasta en el 2025, si bien ni siquiera me acuerdo de las fechas en que, por primera vez, se habló de la necesidad de tener dicho aeropuerto. En todo caso, se había previsto (me imagino que por las autoridades del Consejo Técnico de Aviación Civil (CETAC)), que “en enero de 2014…se escogerían los terrenos y la apertura de la obra sería en el 2025”, de acuerdo con una pregunta que le formuló aquel diario a Eduardo Montero, actual vicepresidente del CETAC.

Lo lamentable es que ahora, en vez haberse ya elegido el terreno en enero del 2014, las nuevas autoridades de esa entidad han señalado que “la decisión no se tomará hasta finales del 2016.” Su argumento es que la responsabilidad de la decisión de posponerla fue tomada por la junta directiva administradora previa, hecho que hace que, por lo tanto, la fecha estimada del inicio de operaciones al público del nuevo aeropuerto sea el 2026, en vez del 2025. Cruzo los dedos para que no termine pasando como tantas obras que en nuestro país se han empezado en cierto momento y “nunca” se terminan, como son el caso de la ampliación de la avenida segunda en San José o la nueva carretera a San Carlos: averigüen ustedes cuándo fue que se iniciaron.

Lo triste es que, para el país, este atraso es un claro desperdicio de tiempo -36 meses- transcurrido entre la fecha en que se “anunció la intención de elegir una propiedad para el proyecto” y el momento en que ello efectivamente se hará. Este atraso se refleja en una demora de 15 meses de aquella fecha en que estimó estaría terminado el aeropuerto en el año 2025.

Soy muy consciente de que hay cierto tipo de proyectos que requieren de un tiempo extenso desde que se concibe la idea hasta que esté a la disposición de los ciudadanos, pero esa es una fuerte razón por la cual hay que ser expeditos desde el principio, sin que se pierda un tiempo valioso.

Asimismo, en dicho artículo se indica que el análisis para escoger el terreno definitivo en que se construiría el aeropuerto costará $1 millón y que será financiado mediante una donación de la Cooperación Centroamericana de Servicios de Navegación Aérea (COCESNA), un organismo constituido por los diferentes países del área y que básicamente obtiene sus recursos provenientes de cobros a los clientes, por sus servicios a la aviación civil en la región.

Dicho estudio que financiaría COCESNA también “buscará espacios en Limón y San Carlos para construir aeródromos regionales”. Esto parece ser apropiado dentro de los planes de crecimiento de la demanda de servicios, pero tengo muy presente cuando en cierto momento en nuestro cotarro se hizo mucho barullo acerca de tener un aeropuerto moderno regional en la Zona Sur, constituyéndose en el medio “indispensable” para lograr un mayor desarrollo de la región principalmente a través del turismo. Ahora esta posibilidad no aparece para nada en esta programación de nuevos aeropuertos en el país.


Publicado simultáneamente en ASOJOD.

Si le gustó, compártalo: